domingo, 6 de febrero de 2011

Como llegar a trabajar en el mundo del cine y no morir en el intento

Lo primero que quiero decir es que no había que morir de ningún modo para trabajar en este mundillo de locos, uno podía ser mujer u hombre, podía tener ideas políticas, las que fueran, y también podías ir a misa o no, nadie te preguntaba, lo que si era importante es ser muy trabajador, no tener tiempo para ponerte enfermo (pues nadie te puede sustituir, los puestos son contados y cada uno hace un trabajo especifico), y desde luego no ser idiota. Lo difícil no es llegar, lo complicado es mantenerse.



Estudios Cea. Julio Peña, montador, y nosotros ,sus ayudantes. Año 1960, película "El hombre que perdió el tren", de Leon Klimosvky.

Yo colgué mis estudios a los 16 años, no quería seguir. En aquella época (finales de los cincuenta), era normal que los padres de los que vivíamos cerca de los estudios CEA trabajaran allí (1). Mi padre creo que empezó en los estudios en el año 36, como dibujante y en lo que se llamaba entonces decoración. Se casó y ... a vivir en Ciudad Lineal y de paso a nacer nosotras, mi hermana, tres años antes que yo, en un chalet que estaba en Pilar o Angelita Cavero, y una servidora en “La isla de Gaby”(2).


Montaje en los estudios CEA, 1962.

Antes de decidir que no quería estudiar, yo llevaba un tiempo diciendo que quería trabajar montando películas, la verdad que no tenía mucha idea de lo que esto significaba, pero ya entonces tenía una prima mayor que era ayudante de montaje, mi hermana acababa de comenzar su aprendizaje también, y yo... ¡no iba a ser menos!. Mi padre, había hablado con amigos montadores para que nos acogieran como aprendizas a todas nosotras. Yo fui la última en llegar pues era la mas pequeña, pero cada una en su momento fue admitida por amistad y empezando desde abajo, sin cobrar nada, y desde luego agradeciendo de que nos dejaran “mirar”.



Montadores: José Antonio Rojo y Rosy Salgado, en los Estudios Cea.

Había algunas cosas que teníamos que estar dispuestas/os a renunciar, y es lo siguiente: Vacaciones: ¿Qué es eso?. Horas extras: ¿Queeee?. Cobrar algo llamado “paro”: ¿Queeeeee?. Y desde luego...olvidarse de la vida social. Cuando estabas en una “peli” era algo parecido a entrar en un club donde la vida se resumía a estar dispuesta a trabajar en cualquier momento (noches, domingos y festivos), y en cualquier lugar (desierto, montaña mar, etc...).


Sevilla Films, año 1957. Decorado de Los quince misterios del Rosario, que representa un trozo de Jerusalén .

Yo estuve sin cobrar un duro cerca de un año, y cuando mi ayuda se consideró que podía tener algún valor, el montador con el que yo aprendía me empezó a pagar 75 pesetas a la semana. Recuerdo la alegría que me dio aquel dinero. Lo guardé en un pañuelo al que le hice cuatro nudos y me lo escondí para que no me robaran“mi tesoro” en el tranvía que me llevaba de vuelta a casa. Yo en aquel momento estaba en los Estudios Chamartin y tenía que regresar a la parada 4 donde vivía. La peli que hacíamos era “Un ángel pasó por Brooklyn”, de Ladislao Vajda y el niño Pablito Calvo. Siempre pensé que aquel mi primer sueldo me lo dieron mas que nada porque Julio Peña (montador), era muy amigo de papá, pues yo entonces no sabía nada de nada. Eso sí, siempre estaba dispuesta a ayudar recogiendo recortes de la película o poniendo numeritos en el margen de esta para luego clasificarlos y poder encontrar los trozos que se desechaban por si en algún momento se decidía que había que utilizarlos.


Estudios Moro, año 1970. Con Kirk Douglas y el director Kevin Billington en el set, mi moviola y yo. Película: "The light of the end of the world".

Nunca hubo ningún tipo de discriminación por ser mujer, por otro lado en esta disciplina por lo general éramos mas mujeres que hombres, yo tengo mi teoría del porqué... En mi caso desde luego mi padre nunca hubiera hablado con nadie para que aprendiéramos otras cosas que no fueran montaje, donde al estar en lugares bastante separados de los platós, no teníamos tanto contacto con el resto del equipo. Es decir: maquillaje, peluquería, secretaria de rodaje (las llamadas scripts o continuity girls), secretaria de producción, o actriz, todas estas disciplinas estaban vedadas para mi familia femenina. La masculina (aparte de mi padre) un primo era cámara , otro técnico de sonido, otro doblador... Para estos trabajos había que tratar a gentes que tenían “unas libertades” diferentes al común de los mortales, y el trabajar en los platós de cine directamente y también salir de exteriores...pues podía ser ligeramente ¿nocivo?. Estoy convencida que a los ojos de mi padre en estos posibles empleos acechaban múltiples peligros para las chicas.


Estudios Moro, año 1971. Montaje de "Man in the wilderness".

Aún recuerdo la primera vez que tuve que irme a Almería con una peli americana (ellos, si llevaban a los de montaje de exteriores). Mi padre me dejó en el aeropuerto de Barajas y me dijo: “Esta es la única vez que sales de exteriores, olvídate de hacer cine con los americanos”. No fue así, a partir de entonces y dada la grata experiencia que suponía salir de casa, respirar aire fresco, cobrar dietas magnificas, conocer otras gentes y sobre todo “aprender de los grandes del cine”, me impulsaron a coger todas las películas que me ofrecían de habla inglesa, y tantas veces volví a Almería que fue allí, en un western, donde conocí al ingles Colin Arthur que mas tarde sería mi marido.


Almería montando "Conan el bárbaro" en los bajos del hotel Almerimar, donde estuvimos ubicados durante mas de dos meses con nuestras moviolas y demás parafernalia.

Con él, después de muchos años, me incorporé (siempre aprendiendo desde abajo) a su mundo de los efectos especiales de maquillaje y criaturas fantásticas. Este territorio en el mundo del cine es todavía mas fascinante, si cabe, que el de montaje, por ello no me costó trabajo cambiar. Pero eso... como decíamos en “La historia Interminable”, ... es otra historia.
-.-.-

Autora: Maria Luisa Pino.
En este blog colaboran: Angel Caldito, José Manuel Seseña y Ricardo Márquez.

Notas:
1 La Ciudad Lineal seguía siendo considerado un lugar para vacaciones y fines de semana. Las únicas industrias que se podían considerar como tales eran la Cea y Femsa en la García Noblejas. Muy pronto crecerían muchas industrias junto a la avenida de América y Garcia Noblejas.
2 Antes a este chalet se le llamaba “La casa de cristal” pues en el segundo piso tenía una cristalera muy grande, no sé si para tomar el sol.

15 comentarios:

  1. Una excelente descripción de una de las "parcelas" más desconocidas en el engranaje cinematográfico. Muy interesante la narración, espero un próximo artículo de ésta profesional y en él, me gustaría que nos contara cosas sobre efectos especiales y demás criaturas. Por cierto en ¿qué películas trabajó?.
    Luis Montes

    ResponderEliminar
  2. En muchas , muchas peliculas. A lo largo de cuarenta años he hecho mucho cine, aquí en España y también fuera.En efectos especiales he trabajado en peliculas miticas como "La historia Interminable". El departamento de criaturas y maquillajes especiales lo dirigia Colin Arthur (mi marido). Fué una pelicula muy especial para todos los locos que estuvimos mas de año y medio en ella.Ya os contaré...¡Si interesa tengo historias para aburrir! Marisa

    ResponderEliminar
  3. María Luisa, los componentes de los blogs te estamos muy agradecidos por tu colaboración en éste artículo. Estamos espectantes y deseosos de poder leer nuevos capítulos de esas tus "historias para aburrir", que desde luego nos proporcionan todo lo contrario, un placer.
    Un saludo.
    Angel

    ResponderEliminar
  4. Maria Luisa, ¿nos puedes poner algunos de los títulos como montadora?. Sería muy interesante que nos contaras cosas del departamento de criaturas y maquillajes especiales y de tu marido, Colin Arthur y de sus trabajos, como el realizado en 2001, Odisea del Espacio.
    Luis Montes

    ResponderEliminar
  5. No sé por donde empezaré pero prometo, escribir sobre mis experiencias en el cine. Referente a Colin Arthur él tiene un montón de peliculas miticas en su haber, yo he tenido la suerte de compartirlas con él durante 20 años. El empezó en "2001 odisea del espacio" a traves de su trabajo entonces en el museo de cera de Londres ,donde era responsable de las figuras (es escultor)de cera.Le llamaron para hacer los monos y nunca regresó.Estuvieron mas de un año investigando con materiales plasticos para hacer la piel lo mas creible posible de los monos. En fin ,esa es otra historia. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muy interesantes las historias que nos cuentas, estaré a la espera de nuevas entregas en éste blog tan interesante.
    Eva

    ResponderEliminar
  7. Hola Eva,
    Gracias por seguir nuestro blog y te invito a los próximos trabajos que publicaremos.
    Angel

    ResponderEliminar
  8. Hola María Luisa, se por Ángel que participaste en el rodaje de "LOS CLARINES DEL MIEDO", rodada casi íntegramente en mi pueblo, en mi blog CRÓNICAS DE TORRELAGUNA, tengo una entrada al film dedicada:

    http://gelaguna.blogspot.com/2010/06/los-clarines-del-miedo.html

    Si quieres contarnos sobre tus vivencias en esta película te estaría agradecido.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  9. En "los clarines del miedo" yo estaba empezando en montaje.No recuerdo nada significativo, quizas que Tony Roman era muy serio ,educado y según mi criterio "muy alto". Seguro que pasé la pelicula archivando recortes, y marcando numeritos en el margen del celuloide. Es lo que hacíamos los aprendices. Un saludo Maria Luisa

    ResponderEliminar
  10. Gracias María Luisa por contarnos tus recuerdos de la película "Los clarines del miedo".
    Eduardo, paso ha relatarte algunas curiosidades de la película como complemento a los comentarios de María Luisa:
    La novela del mismo título de Angel María de Lera, estaba basada en un hecho real acaecido en un pueblo de Castilla. Se rodó principalmente entre febrero y mayo de 1958. Los interiores se rodaron en los estudios Chamartín y los exteriores en Chinchón y Torrelaguna, en éste último fue tomado durante un mes para reproducir en él su ambiente de fiesta. Está considerada como la segunda mejor película en su género, detrás de "Tarde de toros" de Ladislao Vajda.
    Un cordial saludo.
    Angel

    ResponderEliminar
  11. Hola Marisa!
    Estupenda foto trabajando con Kirk Douglas en The light of the end of the world.
    Se que de Espartaco (1960) se rodaron algunas escenas de la batalla final en Colmenar Viejo, ¿participaste de alguna forma también en esta película?
    En Los clarines del miedo (1958) eras muy joven, ¿no?
    Sami.

    ResponderEliminar
  12. Maria Luisa Pino6 de mayo de 2011, 14:11

    ¡Caray! Esto es lo que tiene el poner fechas a las peliculas! ¡Ya no me puedo quitar años...!
    Sí, era muy joven...Y lo sigo siendo.
    No, no estuve en Spartaco.
    Marisa

    ResponderEliminar
  13. Hola Marisa, ha pasado mucho tiempo desde que nos vimos por última vez en los estudios Bavaria con La Historia interminable 2, en Munich. Te recuerdo que era amigo de Sergio Hernández. Me he topado con tus recuerdos y me ha encantado que "marques" tus trabajos en un blog, al igual que tus experiencias. Las nuevas generaciones no pueden ignorar cómo se hacía el cine antes de los ordenadores. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Gustavo: ¡Claro que te recuerdo y a tu hermano! ¿Donde estaís? ¿Seguís haciendo cine?. Me encantaría que si lees esto , contactes conmigo, puedes enviar un mail al buzon del blog yo te contestaría privadamentey así podemos cotillear. BSSS. MARISA

    ResponderEliminar
  15. La maravilla del internet hace, que desde la distancia podamos saber de muchos, de amigos y conocidos.
    Vaya y me vine a encontrar este pequeño tesoro, Nunca te habia visto en tus años mozos Marisa.Me alegra mucho poder haberlas visto y he bajado las fotos a mi computadora.
    Con cariño desde la Argentina en un auto exilio
    SERGIO HERNANDEZ

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, para mejorar, corregir, pedir más información,.... Puedes utilizar una de las cuentas, o la opción Nombre/URL. Pon tu nombre y escribe el comentario. Si utilizas anónimo, pon tu nombre en el comentario. Los comentarios pueden estar moderados.